Categories
Bake Your Cake Banana Monkey Cake

Modern Family: el combate al silencio existencial

Alexis Ibarra Ibarra

Esta es la versión en español, for the English version click here.

Modern Family, una serie ampliamente galardonada, es una de mis series favoritas. Esta sitcom —comedia de situación— nos muestra la vida de una feliz familia estadounidense multidiversa de clase media alta que enfrenta situaciones absurdas derivadas principalmente de una serie de malentendidos que estallan al final de cada capítulo. Este mockudocumentary o, en español, algo así como un falso documental —traducción que no termina de convencerme— muestra la convivencia entre distintas etnicidades, generaciones, orientaciones sexuales y géneros desde una perspectiva positiva a la vez que juega con los estereotipos y las verdades sobre las cuales quizás estos descansan. 

Son particularmente graciosas las escenas en que Mitch y Cam —una pareja homosexual— actúan de forma incluyente, pero terminan luciendo como personas intolerantes ante espectadores fugaces que únicamente escuchan parte de sus conversaciones. Es verdad, la serie puede considerarse como un discurso “incluyente” desde una perspectiva de privilegio de clase socioeconómica, pero no por eso deja de ser divertida o de enviar un mensaje positivo acerca de la diversidad y tolerancia.

“Tesoro, tú no eres gay, ¡solo estás confundida!”
¡Ups! ¡Mitch no se refería a eso!

Mi personaje favorito es Gloria: una sexy colombiana, interpretada por Sofía Vergara. Es la segunda esposa de Jay, al menos veinte años más grande que ella, el cual se considera a sí mismo como el “patriarca” de la familia a pesar de que el resto de los personajes, particularmente los femeninos, siempre hacen su voluntad y generalmente imponen sus deseos sobre los de él, cuestionando así la heteronormatividad y el poder masculino tóxico. Cabe destacar que Jay es una buena persona que, a pesar de comulgar tajantemente con las ideas de su generación (Boomer), evoluciona a lo largo del programa para aceptar a su hijo Mitch, su familia moderna y el cambiante mundo contemporáneo que exige inclusión y respeto.

“Hombre, esos eran los buenos viejos tiempos.”
¡Jay es un Boomer total!

Es verdad, Gloria es un claro estereotipo de “latina” —un término que no me gusta por su vaguedad al intentar incluir a culturas y problemas completamente distintos que no pueden ser contenidos bajo un solo concepto— pero sin duda revindica la idea de la sexy latina como una persona fuerte, capaz, autosuficiente e inteligente. Su pasión por la vida introduce cierto sabor a una familia predominantemente blanca. De la misma forma, su búsqueda por compartir su herencia colombiana genera un choque cultural que deriva en aprendizajes y nuevos entendimientos entre ambos grupos.  Además, debo admitir que me siento representada en muchos de sus diálogos: su lucha constante por expresar sus pensamientos correctamente en inglés en lugar de en su primer idioma, el español, es al menos una contienda en la que, muchos “latinos”, podemos reconocernos.

“¿Acaso sabes lo inteligente que soy en español?”
Te entiendo totalmente, Gloria

Debo mencionar que Alex —hija de Claire, la cual es a su vez hija de Jay, y Phil, un padre alivianado y divertido—, me representó fuertemente en un capítulo en el que visita a un psicólogo y se desahoga sobre la soledad, el estrés y la presión, interna y externa, de ser una “ñoña” perfeccionista.

“Es decir, una vez que empiezas a sobresalir, la gente espera cosas de ti.”
También, te entiendo, Alex

Para introducir aún más diversidad étnica y cultural, tenemos a Lily —Mitch y Cam la adoptaron en Vietnam cuando ella era una bebé. Lily es un personaje de burla de remate —punchline… en español suena terrible. Con una sola línea en la mayoría de las escenas, Lily se vuelve un personaje memorable que ataca a la yugular emocional de su contraparte con un increíble sentido del sarcasmo, ironía, cinismo y descaro. Al mismo tiempo, la relación con sus padres adoptivos muestran a las parejas homosexuales como grandes figuras paternales que no tienen nada que envidiar a las parejas heterosexuales.

“Perdón, ¿debería llamar a una wambulancia?”
Lily siendo Lily
[Cuando crezca quiero ser como ella]

Esos son mis personajes favoritos, pero sigo sin tocar el tema que atañe a este escrito según el título: el combate al silencio existencial. A veces, cuando me siento deprimida, veo Modern Family y después de un par de capítulos me siento no solo mejor, sino feliz. La comedia ligera que desarrolla en cada episodio me tranquiliza al punto de hacerme olvidar de ciertas penas y conflictos personales —catalogados incluso como traumáticos.

Recuerdo haber leído un artículo científico que argumentaba que a los niños les gusta escuchar la misma historia una y otra vez porque, al saber el desenlace, sienten seguridad y bienestar. Pues, esta serie es eso para mí: la he visto millones de veces y sigo viéndola porque a veces necesito que algo me reconforte. Igualmente, a veces la utilizo como sonido de fondo cuando el silencio se torna insoportable, cuando la música me ha cansado, cuando debo trabajar en algo estresante o cuando necesito algún sonido amable para dormir.

“Cuando la vida te dé limonada, haz limones. La vida se quedará toda… ¡¿QUÉ?!”
PD: ¡Nunca olviden la Phil-osofía!

Al saber lo que sucede, no tengo que prestar atención a los diálogos —no siento que me estoy perdiendo de algo importante— y me siento abrigada por sus voces alegres y familiares. Si bien esta familia debe enfrentar distintos problemas, siempre se mantiene positiva y unida, lo cual le otorga una calidez humana que abraza al corazón del espectador. Así, Modern Family se ha convertido en algo más que en una de mis series favoritas; esta sitcom es ahora una pieza terapéutica de la cultura pop que contribuye a mi salud mental —junto con The Big Bang Theory y The Nanny. ¿Es esto un símbolo de nuestra decadencia consumista? No lo sé, pero la verdad, no me importa: en mi opinión, lo importante es encontrar aquello que nos llene y nos haga felices, aunque sea por un momento, sin caer en comportamientos insanos y [auto]destructivos.

En fin, seguramente, ustedes también tienen una serie, libro, música, película, pastelito o mantita que los hace sentir de esta manera: seguros y felices. Así que, por favor, ¡compartan cuál es su objeto reconfortante en la sección de comentarios!

¿Te gusta Modern Family? ¿Cuál es tu objeto reconfortante? ¡Por favor, deja una rebanada de tu opinión en la sección de comentarios! ¡Los bakers siempre estamos felices de saborear tus ideas!

¡No olvides compartir una rebanada de este pastel con tus amigos!

Follow us:

Imagen de portada tomada de Blogspot.

Gif de “Mitch y Cam” tomado de We Heart It.

Gif de “Jay y Gloria” tomado de Gifer.

Gif de “Gloria” tomado de Pinterest.

Gif de “Alex” tomado de Giphy.

Gif de “Lily” tomado de Pinterest.

Gif de “Phil” tomado de Imgur.

One reply on “Modern Family: el combate al silencio existencial”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s